Repensando la educación desde la crisis

Repensando la educación desde la crisis

Por muchos es sabido que, a lo largo de la historia, el Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas ha inspirado a grandes pensadores que han llevado a cabo estudios pedagógicos de valor inestimable y que han sabido provocar importantes reflexiones, particularmente en el terreno de la educación.

Por fortuna, en nuestros días, la tónica sigue siendo la misma, pues la congregación lasaliana sigue disponiendo de unas mentes activas e inquietas y de unos corazones bien abiertos que se preocupan por la educación en sus más variados aspectos y en sus múltiples dimensiones, especialmente en momentos tan críticos como los actuales.

Excelente ejemplo de todo ello es el último ensayo del Director del Instituto Superior de Investigación de La Salle Open University UOLS, el Doctor Óscar Azmitia (fsc). Vinculado intensamente con Guatemala, tanto por su nacimiento como por su apasionante y enriquecedora actividad profesional, durante un buen tiempo, su misión educativa se centró en la formación de maestros mayas con quienes estuvo en estrecho contacto. De hecho, en alguna ocasión ha reconocido haber aprendido mucho de esa ancestral civilización mesoamericana y haberse sentido evangelizado por todos esos hombres y mujeres.

Desde aquí, hoy recomendamos la lectura atenta de su último trabajo, Repensando la educación desde la crisis, una extensa y excelente reflexión, encarnada en un tiempo de apuros y dificultades, pero también, por supuesto, como no podía ser de otra manera desde una perspectiva cristiana, encarnada en un tiempo de esperanzas y de optimismo.

Un bien preciado del que todos puedan beneficiarse

Según el Hermano Óscar Azmitia, como en cada crisis, en la educación, los obstáculos y los grandes aprietos que ha provocado la pandemia del coronavirus los han sufrido y los siguen sufriendo, sobre todo, los más vulnerables, los más necesitados. Resulta obvia, por tanto, en momentos como este, la gran brecha que existe y el muro invisible que se levanta entre los que disponen de medios y recursos para poder seguir educándose y formándose, y los que desafortunadamente no gozan de esa posibilidad. Y es que parece que, definitivamente, ya han emergido los graves fallos de un sistema injusto y cruel. Por eso precisamente, se requiere una transformación radical para que, entre todos, podamos convertir el conocimiento en un bien preciado del que, sin excepción alguna, pueda beneficiarse toda la Humanidad en su conjunto.

Lamentablemente, en pleno siglo XXI, sigue siendo necesaria la defensa de la educación como un derecho y no como un favor o como un privilegio al que solo puede acceder una parte de la población mundial. Las diferencias y las desigualdades, definitivamente, ya han quedado al descubierto. No olvidemos, pues, que no todos los alumnos disponen de buena conexión a internet o de los medios tecnológicos adecuados para poder gozar de una educación a distancia de calidad; y detengámonos a pensar por un momento: ¿Qué se está haciendo para remediar este y otros muchos problemas que parecen haber aflorado con la crisis del coronavirus?

El Dr. Óscar Azmitia, una de las voces pedagógicas más acreditadas y reconocidas del panorama actual, quien siempre se ha posicionado en contra de un “sistema educativo bancario” que solo sirve como almacén de alumnos, y a favor de una educación popular que llegue a todos los rincones del planeta, hoy nos invita a repensar la educación desde la crisis. ¿Aceptas el reto?

Por favor, introduce tu correo electrónico
para que podamos enviarte la información.
Muchas gracias.

    close-link